Markings 1-3

Eva Kolcze (2011)

El haber del cine experimental a veces nos trae joyas enigmáticas y de agudeza visual críptica. Éste es el caso de Markings 1-3, una realización que habla sobre la transposición de la naturaleza en el celuloide y su exploración superficial mediante la intervención directa sobre él.

Si ya hablamos del cine de atracciones en el pasado, ahora vamos un paso más allá y adoptamos el término “cine táctil”. Término que nos hace remontarnos a la época de José Val del Omar, quién recalcaba la importancia de la “visión táctil” en el cine. Un término algo plástico, pero sin duda delicioso e indudablemente trascendente.

Markings 1-3 expone de manera táctil la relación del cineasta con el celuloide y de ambos con naturaleza. Los pies descalzos que caminan en la noche, artificialmente pálidos y sin vida son la perfecta representación de la muerte en movimiento. Miembros fantasmas que deambulan —a veces hacia delante, otras hacia atrás— sobre la fría y negra tierra en armonía espiritual con las plantas y los árboles. Las ramas en superposición evocan un sentimiento de soledad irrefrenable y de calma ante lo primario. El elemento natural se presenta dominante respecto a los pequeños pasos del hombre —la mujer, en este caso— invitando a la reflexión mediante la distorsión visual y el embrutecimiento sensorial.

 

El segundo de los cuadros nos muestra la interacción entre la película física y el acto mutante del autor. El celuloide se altera con un simple roce. La mano de Dios, dadora de vida, define los horizontes y las siluetas de los árboles, electrizando los límites de los objetos como motivo probatorio de su poder. Simplemente para demostrar su interacción con el plano físico y metafísico. Acciones que dibujan una nueva realidad entre dos mundos que se solapan al intervenir el creador, y que acercan a éste al mundo que ha creado.

En la tercera fase, la conexión se hace total. El ser ambiguo que estaba fuera, ahora está dentro: tocando las rocas, acariciando la paja, volviéndose tangible y demostrando su existencia en este plano. Ahora su presencia es real y corpórea, ahora pertenece al mundo con una humanidad renovada y sin perder su divinidad. Se demuestra pues la importancia de lo táctil en el cine, de un modo humilde y fascinante. Kolzce consigue expresar su idea a través del arte experimental y brindarnos una experiencia sensorial fantástica, sin olvidar el carácter ensayístico del film. Algo importante a la hora de juzgar la obra.

 

Cortometraje completo:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s