What is This Land?

James A. Riley (2019)

Captura de pantalla (986).png

Experimento a modo de cine-diario que tiene momentos realmente bellos pero que le falta consistencia. Y no es extraño, pues a parte de ser un de sus primeros trabajos, el joven James A. Riley no concibió este cortometraje como algo que pudiese ser estructurado más tarde, sino como un estudio incidental. El trabajo fue ideado con fines personales, pero al hacerlo público, el cineasta se arriesga a que su película alcance otro nivel. Y sería propicio juzgar la película como lo que acaba siendo y no lo que originalmente se pretendía que fuese.

Al ver What is This Land, el sol brilla entre la neblina de la mañana y los campos ingleses son filmados con reposo mientras la banda sonora repetitiva y mecánica no deja de sonar. Los samples electrónicos proporcionan un ambiente poco armónico pero que resulta casar bien con el ritmo de las imágenes. El problema es que la obra no consigue focalizarse en ningún motivo, en ningún objeto —esa luna, tan lejana y enana, podría haber dicho tanto si se hubiese estudiado su imagen—. Los planos se suceden a modo de diapositivas y la belleza que podrían evocar se ve arrebatada por un montaje demasiado ligero. Bien es cierto que algunos planos son más que relevantes y muestran esa plenitud en la imagen que tanto necesita el film y que la presentación de algunos planos sugiere un sentimiento de pureza. Pero aun así, el querer abarcar demasiado eclipsa, lamentablemente, esa pureza haciendo que lo mundano se torne una mera anécdota en lugar de un misterio primario.

 

 

Las comparaciones son odiosas pero viendo este corto es imposible no evocar los primeros trabajos de Sergei Loznitsa quién redujo a la sencillez el cine y recuperó un aliento muy necesario en tiempos de la era digital. Sus planos eran largos y estáticos por ese entonces y el carácter de su obra se comprendía sin tapujos ni velos decorativos. What is This Land? tiene algo de ese primer cine de Loznitsa que recurría a las gentes y sus quehaceres para quizá revelar algo más. Algo que necesita de una mirada limpia para poder germinar.

Después de todo, el camino es largo para llegar a hacer una obra de arte y en el cine hay que aprender siempre a la vez que se mantienen la personalidad y la mirada intactas. El hecho de que James opte por la no-narración y el campo de su patria como ejes de su cortometraje apuntan a una buena realización futura. Un potencial innegable que, seguramente, se pula con el tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s